Economía y Marketing

Estándar

El entorno económico es uno de los principales factores determinantes del potencial de mercado y oportunidades.

Los comerciantes tienen que lidiar con los cambios y la evolución del entorno económico. Un análisis cuidadoso de esto, sobre todo de los ingresos y el nivel de desarrollo económico es esencial.

Un tema muy importante en cualquier plan de marketing es el tamaño del mercado y, más concretamente, la capacidad del mercado para la compra, que depende de los niveles de ingresos. Indicaciones generales del tamaño del mercado incluyen la población (tasas de crecimiento y distribución) y los ingresos (la distribución per cápita, PIB). Pero es de suma importancia tomar en cuenta que estos no son factores definitivos, porque una alta población, o un alto nivel de ingresos no me asegura el éxito si no se toman en cuenta otras variables.

El regionalismo, que es una forma de cooperación entre países, son bloques de diferente tipo, poder, influencia y éxito, que pueden beneficiar o limitar los planes de expansión o internacionalización que tenga la compañía, dependiendo de la apertura permitida a otros países.

Las diferentes clasificaciones que existen acerca del grado de desarrollo de un país permiten a los mercadólogos  evaluar dónde y cómo operan los países dependiendo en la etapa de desarrollo en que se encuentren.

Las marcas y los planes de marketing, están sufriendo dificultades siendo la principal que el consumidor está reduciendo los gastos. Las personas están dispuestas a sustituir productos o a comprar productos más baratos. Una reducción de la capacidad adquisitiva de la gente afecta principalmente la variable precio, ya que muchas veces obliga a las empresas a  reducir los precios, incrementar descuentos y otro tipo de promociones para mantener la participación en el mercado.

Los mercadólogos deben preocuparse por innovar, ya que ningún producto es inmune a la recesión o a los cambios en la economía por lo que las estrategias y los planes de marketing deber de ser flexibles a cualquier cirscunstancia.

Una forma en que los clientes pueden estar dispuestos a pagar más por un producto, es creándole una imagen de único y de valor superior. Es por ello que cuando la proposición de valor de nuestro producto empieza a volverse similar al de la competencia, debemos empezar a innovar y a generar estrategias de diferenciación.

No búsquemos como primera opción el reducir los precios en períodos de crisis, ya que también existe la posibilidad de centrar los esfuerzos en fidelizar a los clientes, desarrollando el marketing de experiencias, donde el cliente obtiene experiencias que cambian su manera de percibir un producto y le permiten tener sentimientos hacia él. Si la economía está en malas condiciones y la empresa no se ha esmerado por fidelizar clientes, entonces ésta se verá en apuros. Muchas empresas cometen el error de enfocarse sólo en atraer nuevos clientes, siendo mucho más rentable retener a los actuales. Ya que costo y el esfuerzo de captar un nuevo cliente es considerablemente mayor.

En conclusión, la mejor forma de minimizar el impacto de los cambios de la economía es creando relaciones a largo plazo con los clientes.

 

Gabriela Duke

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s